investing

El Verdadero Riesgo de Invertir

By
Raúl Ramírez
on
January 20, 2020

La teoría económica nos dice que la volatilidad, una medida de dispersión de rendimientos, es el mayor riesgo de invertir...

La teoría económica nos dice que la volatilidad, una medida de dispersión de rendimientos, es el mayor riesgo de invertir. Pero esto no es más, que el aproximado más utilizado por los académicos en su afán de cuantificar la incertidumbre.

Si tenemos un plazo de inversión corto, la volatilidad puede obligarnos a realizar pérdidas que en otros casos serían temporales. Mientras más largo sea nuestro plazo de inversión, menos debemos de preocuparnos por la volatilidad.

El futuro de nuestras inversiones está compuesto de varios posibles escenarios, cada uno con una probabilidad desconocida; incertidumbre es desconocer el escenario que veremos realizado.

Métricas históricas, como las de la desviación estándar, solo nos dan la ilusión de poder predecir la incertidumbre. ¿Y en esto basamos principalmente nuestras decisiones de inversión? Sería buen momento de reconsiderar y ampliar nuestra perspectiva en cuanto a riesgo.

El principal problema con el concepto de riesgo relativo, es que una inversión puede ser catalogada como más riesgosa por el simple hecho de aumentar en precio de manera rápida, lo que implica una mayor desviación de su media en comparación a otras alternativas, aún si todas sus desviaciones fueron positivas; esto resulta en una inversión muy rentable y mal catalogada.

Tenemos medidas como el sortino ratio que solo toma en cuenta la desviación negativa, lo que la vuelve más práctica, pero sigue sin ser de las métricas más populares entre los inversionistas.

Para términos absolutos, considero más adecuadas medidas como el downside risk que mide los escenarios negativos de una inversión, ya sea futuros con base en expectativas, o históricos, usando el análisis de datos.

Otro método muy útil es la inversión guiada por pasivos o LDI, por sus iniciales en inglés, donde se toman en cuenta los compromisos futuros para los cuales necesitamos el capital, el capital con el que se cuenta hoy y el rendimiento necesario para poder cumplir esos compromisos. El riesgo está en acabarse el capital de manera anticipada por obtener rendimientos menores a los requeridos o tener gastos de imprevisto.

Es como tener 30 litros de combustible en el tanque y saber que no hay estaciones de carga entre nuestro punto actual y nuestro destino. Asumiendo que el motor rinde 7.5 km por litro en promedio y nos quedan 210 km por recorrer, tenemos un margen de 15 km o dos litros de combustible (30lts * 7.5km/lt = 225km — 210km = 15 km). Viajando a mayores revoluciones por minuto consumiremos más combustible, poniendo en riesgo nuestra reserva. Por otro lado, si vamos a una velocidad constante y mantenemos las revoluciones bajas, tendremos un consumo más eficiente de combustible, aumentando las probabilidades de llegar a nuestro destino.

Aunque existen maneras infinitas de medir el riesgo potencial de una inversión, las dos opciones propuestas, toman en cuenta nuestra tolerancia a posibles pérdidas de capital, incluyendo expectativas y probabilidades. Usar de base el pasado para realizar inversiones futuras, puede llegar a ser muy riesgoso en una economía tan cambiante como la actual.

Como inversionistas, en nuestra búsqueda de preservar el capital invertido, debemos de desechar la idea de que siempre existe una relación positiva entre riesgo y rendimiento. Como dice Howard Marks en uno de sus memos, si los activos más riesgosos siempre dieran mayores rendimientos, no serían catalogados como riesgosos.

Para dudas o comentarios contáctanos a:

Correo contacto@evidika.com

Telefono +(52) 33 8000 0070

LAF. Raúl Ramírez Valenzuela Hadad

Asesor financiero Evidika


Para aprender más de este y otros servicios, visita nuestra página.