Finances

Estrategia financiera ante una crisis prolongada.

By
César Vázquez
on
April 16, 2020

El COVID-19 tomó al mundo por sorpresa. En las últimas semanas hemos podido ver cómo la emergencia de salud se ha vuelto una emergencia económica.

El COVID-19 tomó al mundo por sorpresa. En las últimas semanas hemos podido ver como la emergencia de salud se ha convertido en una emergencia económica. Especialistas financieros y de inversiones en todo el mundo advierten que las consecuencias económicas de frenar a la economía de golpe probablemente serán mucho más catastróficas que el virus en sí mismo. 


Existen algunos escenarios en los que las economías mundiales comienzan a volver a reactivarse en menos de un mes y para antes de que acabe el verano estaríamos volviendo a la normalidad. Es éste escenario, sin duda, el que más quisiéramos creer que va a pasar, sin embargo no es éste para el único para el que tenemos que prepararnos. 


Existe un escenario pesimista en el que no logramos generar inmunidad contra el virus, las vacunas no llegan hasta pasado el invierno y las medidas de contingencia nos arrojan a un estado de depresión económica. Esta situación tomaría años en resolverse y el riesgo es aún más fuerte en los países latinoamericanos como México. 


De forma implícita todos estamos conscientes de que el riesgo existe. Sin embargo, he observado dos tipos de reacciones entre los empresarios: 1) Evitar pensarlo y esperar que la situación se solucione sola o 2) Preparar a la empresa para el impacto. 


La primera opción es más cómoda en términos psicológicos, no tenemos que sentir miedo ni estrés, es cuestión de tomarnos unas cervezas y “pensar positivo”. En el escenario en el que la situación efectivamente se soluciona sola no tuvimos ni que estresarnos. El problema, es que el escenario negativo es tan grande, que si se llega a presentar, probablemente no tendrán tiempo ni para reaccionar. Es como pensar que si un tigre te ataca vas a poder “arreglártelas”, en realidad, si se presenta el ataque, hagas lo que hagas tienes pocas probabilidades de sobrevivir. Por lo que, la mejor estrategia es prepararte con tiempo y evitar encontrarte al tigre. 


La segunda opción es naturalmente la más incómoda en términos psicológicos. Esta implica visualizar todas las posibles implicaciones negativas que la crisis puede generar para tratar de cubrirlas. Dicha visualización naturalmente genera miedo y estrés. Implica ser humildes y reconocer que no tenemos una estrategia para solucionarlo y que necesitamos ser creativos. A mi parecer, esta forma de pensar es la adecuada para estos tiempos ya que si el riesgo no sucede, se habrán estresado por nada, consecuencia no tan negativa a mi parecer. Mientras que si el riesgo se presenta, ustedes ya van a haber tenido semanas preparándose y tomando acción para ponerlo bajo control. 


No hace falta mencionar que el 85% de los empresarios con los que conversamos decide adoptar el escudo psicológico de que la situación va a solucionarse sola. Pocos son los que tienen la visión y el pensamiento estratégico para anticiparse a la crisis. Es normal, así funcionamos los humanos, evitamos el riesgo hasta que lo tenemos en frente. 


Como parte de nuestra misión para apoyar a los empresarios durante esta contingencia, estamos donando de forma gratuita 10 diagnósticos financieros con nuestros especialistas para empresas que cumplan con ciertas características clave. La intención es que encuentren exactamente la combinación de medidas de contingencia que financieramente tenga mayor sentido. 


Si crees que dicho diagnóstico puede ser de valor para tu empresa escríbenos y con gusto analizamos si tu empresa califica.


Whatsapp: https://bit.ly/Evidika-Wa.

Correo: cesar.v@evidika.com

Para aprender más de este y otros servicios, visita nuestra página.