investing

Lo que hace diferente al inversionista inteligente del promedio

By
Raúl Ramírez
on
March 26, 2020

En las inversiones, como en las finanzas personales, debemos de generar un presupuesto que sirva de base para determinar nuestras necesidades futuras.

Un principio básico de finanzas personales es tener un presupuesto de egresos e ingresos. Primero tenemos un promedio histórico de los ingresos generados ajustado hacia nuestras expectativas para los siguientes meses. Por otro lado plasmamos a detalle nuestros gastos fijos, y los fondos de ahorro que tenemos para gastos futuros como una casa, un viaje, retiro, etc. Todo este proceso deja de tener sentido cuando nuestro gasto real rebasa al presupuestado de manera constante, generando deudas y unas finanzas no muy sólidas.

El caso anterior es un claro ejemplo de que en cualquier plan, si la estrategia no se ejecuta de manera correcta lo más probable es que el objetivo no se cumpla.

En las inversiones, como en las finanzas personales, debemos de generar un presupuesto que sirva de base para determinar nuestras necesidades futuras, éste se complementa con nuestra capacidad de generar ingresos y con ello podemos definir un objetivo de inversión claro que debe de acoplarse e nuestro perfil. Este objetivo de inversión será la base para diseñar una asignación de activos estratégica, en la que se detallan los tipos de activos que se mantendrán en el portafolio y su ponderación. Posteriormente, tenemos tres opciones para colocar cada clase de activo, ya sea en en alguna estrategia indizada por medio de un ETF, con algún manager especializado o bien hacer nosotros la investigación necesaria para elegir cada activo por separado.

Wahal (2008) demostró que los fondos que han obtenido los mejores rendimientos en plazos de 10 años, son aquellos que estuvieron dispuestos a encontrarse en el 10% más bajo de los rendimientos por algunos años. Siempre hemos escuchado que para obtener resultados diferentes, en este caso rendimientos mayores al promedio, hay que estar dispuestos a hacer cosas diferentes, pero nos comparamos de manera constante con el mercado y tendemos a tomar decisiones cuando nuestro rendimiento está por debajo en plazos de un año. Nuestro gran error es basar nuestras decisiones de inversión en los rendimientos pasados de las estrategias a analizar. En posiciones que ya tenemos, si se tuvo un mal año la vendemos en su punto más bajo, y para posiciones futuras buscamos aquellos fondos que han rendido muy bien en los últimos 2–3 años lo que nos lleva comprar en los puntos más altos. Todo esto es contraproducente, como Karim y Stewart (2004) han comprobado, después de plazos de rendimientos muy buenos siguen periodos de rendimientos moderados y viceversa, es decir, que tienden a ser cíclicos.

De manera diferente, si nos enfocamos en entender el proceso que lleva a cabo cada estrategia de inversión podremos tomar una decisión más informada y la podremos ejecutar de mejor manera. Entender el proceso, en una estrategia activa se refiere a conocer los criterios y el proceso de selección de activos, en una estrategia indizada es conocer las métricas que se utilizan para colocar el capital de manera automática y sus respectivas proporciones. Por ejemplo, el índice del S&P 500 utiliza un criterio de capitalización de mercado, por lo que se invierte cada vez más en las empresas de mayor capitalización a diferencia del Dow Jones industrial que invierte en las empresas de mayor precio, es decir, las más caras. Lo que ganamos como inversionista al entender el proceso de cada estrategia, es que compartimos el razonamiento que hay detrás, lo que nos permite aguantar de mejor manera la volatilidad, y en vez de vender en el punto más bajo después de un año malo, si la estrategia nos hace sentido y la comprendemos, podremos apegarnos a nuestro plazo de inversión original y obtener mejores rendimientos que el promedio.

Para concluir, podemos observar que los inversionistas que no están dispuestos a entender el proceso detrás de una estrategia de inversión, y por consecuencia se basan principalmente en resultados pasados, tienden a tener los peores rendimientos, ya que al ir persiguiendo los fondos o estrategias con los mejores rendimientos terminan reduciendo su plazo efectivo de inversión. Por esa razón, debemos tomarnos el tiempo de entender y cuestionar el razonamiento detrás de una filosofía de inversión para poder ejecutarla de manera exitosa. Si Warren Buffet solo invierte en los modelos de negocio que entiende, ¿por qué no hacer lo mismo nosotros?

Para dudas o comentarios contáctanos a:

Correo contacto@evidika.com

Telefono +(52) 33 8000 0070

LAF. Raúl Ramírez Valenzuela Hadad

Asesor financiero Evidika



Referencias:


Goyal, Amit, and Sunil Wahal. 2008. “ The Selection and Termination of Investment Management Firms by Plan Sponsors.” Journal of Finance, vol. 63, no. 4 (August):1805–1847.


Karim, S., and S. Stewart. 2004. “Summary of Survey of Decision Making by Public and Corporate Pension Professionals.” Unpublished presentation manuscript, Boston University.


Graham, Benjamin. “The Intelligent Investor, Revised Edition.”

Para aprender más de este y otros servicios, visita nuestra página.