investing

Los dos riesgos de inversión menos percibidos pero más importantes

By
Raúl Ramírez
on
January 20, 2020

Warren Buffet dice que la diversificación es una protección ante la ignorancia. Por esa razón el asesor en inversión promedio tiende a sobre...

El éxito de los casinos recae en la probabilidad y en el largo plazo siempre tienen la de ganar. Es muy común realizar ganancias en las primeras rondas, pero cuando una persona se queda el tiempo suficiente, eventualmente termina perdiendo cualquier ganancia realizada junto con la apuesta inicial. De esta misma manera debemos de pensar cuando se trata de nuestras inversiones y patrimonio, y sí, sé que suena un poco fuera de lugar cuando lo que se busca es no perder dinero, pero si tomamos el rol del casino con nuestras contrapartes y estamos en el juego por varios años esto empieza a tener sentido.

Para lograr poner las probabilidades a nuestro favor debemos de diversificar. El principio de diversificación fue uno de los descubrimientos más valiosos en cuanto a riesgo e inversiones de los últimos años empezando por Markowitz[1] , Sharpe[2] y Fama[3] , y puede hacer maravillas cuando se usa adecuadamente. Joel Greenblat, un gestor de inversiones muy exitoso y autor de varios libros sobre el tema, comenta que debemos de diversificar lo suficiente para poder sobrevivir a la mala suerte o a esos períodos difíciles, y al mismo tiempo implementar un proceso que nos permita elegir aquellas inversiones que potencialicen nuestros activos y cambien las probabilidades a nuestro favor en el largo plazo.

Es cierto que algunas estrategias concentradas pueden ser muy rentables y en algunos casos menos riesgosas si tomamos como ejemplo a Warren Buffet, pero también es cierto que hay muchas variables que no están en nuestro control, y aún teniendo toda nuestra atención sobre una sola canasta podemos tropezar debido a algún factor externo o imprevisto y terminar por romper los huevos que tanto estábamos cuidando.

Los excesos tienen consecuencias negativas y por alguna razón nos han hecho creer que cuando se trata de diversificar no es el caso. Simplificando, si invertimos en 10 fondos y cada uno busca una exposición a una economía diferente, diversificamos el riesgo país, ahora si cada fondo tiene entre 100 y 500 empresas diversificamos el riesgo específico de cada empresa y posiblemente del sector, por lo que sí a una le va mal es probable que a otra le vaya bien y no tengamos tanta volatilidad en el portafolio. Lo que logramos con esto es mitigar ese riesgo de volatilidad al que tanto le tememos. Lo interesante es, que a mayor plazo de inversión mayor es la capacidad que se tiene para soportar volatilidad en el corto plazo, pero es la falta de inteligencia emocional que elimina cualquier voluntad de hacerlo, siendo esta la principal causa por la que todos los días se deja en la mesa gran parte del rendimiento.

Warren Buffet dice que la diversificación es una protección ante la ignorancia. Por esa razón el asesor en inversión promedio tiende a sobre diversificar. Cabe aclarar que ese mismo asesor en inversión está en el negocio de acumular activos y cobrar por administrarlos, por lo que mantener al inversionista tranquilo es parte fundamental de su negocio (su mayor riesgo es la fuga de capitales). Hay dos caminos para ello, uno es educar al cliente, hacerlo partícipe de la filosofía de inversión y las decisiones que se toman, siguiendo siempre lo que es mejor para él y sus objetivos y el otro es crear un portafolio que se mueva lo menos posible, pulverizando el peso de cualquier activo en el portafolio y favoreciendo fuertemente la renta fija.

Bueno, ya vimos las dos caras de la moneda, por un lado una diversificación excesiva elimina mucha de la volatilidad y también toda probabilidad de obtener rendimientos por encima e incluso igual que el promedio y por otro lado una alta concentración es muy riesgosa aunque no se realicen pérdidas, ya que como dice Howard Marks, el resultado obtenido no nos dice nada del riesgo que se está corriendo. Por ejemplo, si tuviéramos una cadena hotelera y en 5 años incrementamos nuestro margen operativo por un 10%, creeriamos que se están haciendo las cosas bien, pero si esta rentabilidad viene por dejar de pagar las primas del seguro contra huracanes y resulta que estuvimos en un periodo en el que por primera vez en la historia pasaron 5 años consecutivos sin huracanes ¿seguiría siendo una buena decisión o una muy riesgosa donde la suerte fue el mejor aliado?

Visitando a varias empresas familiares, he escuchado repetidamente la frase “el riesgo lo corro en mi negocio, no quiero más riesgo en mis inversiones”. El mayor riesgo que corren gran parte de las empresas familiares es el de concentración y es el que menos se percibe. Por otro lado, el mayor riesgo de un portafolio de inversión es el de realizar pérdidas permanentes de capital, pero al que más se le presta atención es el de volatilidad.

Crecer una empresa desde cero y crear un legado es algo de lo cual se debe estar muy orgulloso, en el camino se desarrolla un entendimiento profundo de la industria y de la competencia, lo que por naturaleza lleva al ser humano a tener un exceso de confianza en sus habilidades y seguir concentrando el patrimonio cada vez más en la misma canasta. Por más bien que se conozca la industria y se forme parte de los mejores participantes en ella, todos terminamos por equivocarnos algún día, sino pregúntenle a Messi que es considerado el mejor futbolista del planeta pero igual falla penales como cualquier otro jugador en la copa del mundo. Tener una concentración muy fuerte en un solo lugar es muy riesgoso por todo lo mencionado anteriormente, por lo que es recomendable considerar otras alternativas de inversión como añadir nuevas líneas de negocio, invertir en bienes raíces y co-invertir en otras empresas para lograr en este caso, un patrimonio sólido. Queremos pensar como jugadores de ajedrez, viendo dos o tres pasos adelante antes de movernos y asegurarnos que cuando entramos a una nueva alternativa de inversión tengamos la habilidad o el aliado adecuado para ganarle a los participantes actuales en su juego.

Para dudas o comentarios contáctanos a:

Correo contacto@evidika.com

Telefono +(52) 33 8000 0070

LAF. Raúl Ramírez Valenzuela Hadad

Asesor financiero Evidika




Referencias:

[1] Markowitz, H. (1952). Portfolio Selection. The Journal of Finance,7(1), 77–91. doi:10.2307/2975974


[2] Sharpe, W. (1963). A Simplified Model for Portfolio Analysis. Management Science, 9(2), 277–293. Retrieved from http://www.jstor.org/stable/2627407


[3] Fama, E. (1965). The Behavior of Stock-Market Prices. The Journal of Business, 38(1), 34–105. Retrieved from http://www.jstor.org/stable/2350752

Para aprender más de este y otros servicios, visita nuestra página.