investing

¿Puede la diversificación destruir valor en tus inversiones?

By
Raúl Ramírez
on
January 20, 2020

Si quisiéramos comprar hoy una acción serie A de Berkshire Hathaway con precio de $294,400 dólares americanos, algunos...

Si quisiéramos comprar hoy una acción serie A de Berkshire Hathaway con precio de $294,400 dólares americanos, algunos no podríamos comprarla y otros tendrían que concentrar gran parte de su capital en una sola acción.

La solución a este problema son los fondos mutuos o sociedades de inversión que funcionan como una cuenta compartida entre varios inversionistas. Este vehículo colectivo de inversión aumenta el poder adquisitivo de los participantes.

Los fondos mutuos fueron una alternativa innovadora en sus inicios (1924)[1], ya que por primera vez dieron acceso a un mayor número de opciones de inversión a los inversionistas pequeños que antes se encontraban restringidos por su capital.

La idea general de facilitar el acceso a inversiones más diversificadas por medio de un vehículo colectivo es muy atractiva, aunque algunos problemas surgen cuando hablamos de costos, rendimientos netos para el inversionista y la ejecución de la estrategia de inversión en miles de millones de dólares todos los días. Lo más seguro es que algún familiar tuyo tenga sus ahorros o jubilación en un vehículo como éste, de ahí la importancia de entender sus pros y contras.

El mayor beneficio de un fondo mutuo como ya mencionamos es la diversificación, ya que, si éste tiene 100 empresas con ponderaciones iguales, cada empresa representaría el 1% del capital y con menos de $300 dólares podríamos formar parte del mismo.

Grandes inversionistas como Graham, han recomendado enfocarse mucho en los costos de las cuentas de inversión, ya que mencionan que es de lo único que podemos estar seguros antes de hacer una inversión; los rendimientos futuros no son más que promesas y expectativas. Mientras menores sean nuestros costos, menor será el rendimiento necesario para solventarlos y por lo tanto corremos menor riesgo de perder dinero. No está de más aclarar que la calidad siempre debe ser prioridad sobre el costo, pero una vez pasando ese filtro el costo es lo segundo más importante. A continuación, una guía como punto de comparación[2]:

Taxable and municipal bonds: 0.75%

U.S. equities (large and mid-sized stocks): 1.0%

High-yield (junk) bonds: 1.0%

U.S. equities (small stocks): 1.25%

Foreign stocks: 1.50%

Al contratar un fondo mutuo, esperamos que el gestor del fondo cumpla con la estrategia que propone. Esta promesa se complica debido a la ambigüedad con la que definen las estrategias activas de inversión, y a falta de claridad la evaluación de dicha estrategia no llega más ahí de lo que percibimos, el rendimiento. Les comparto una estrategia que siguen algunas empresas que manejan varios miles de millones de dólares:

“El fondo B invertirá al menos 80 % del capital en empresas de gran capitalización del mercado internacional que se encuentren sub valuadas y que el administrador considere tiene prospectos de crecimiento mayores a los del mercado”

Si bien, las estrategias tienden a ser poco específicas, es en la ejecución de las mismas donde se destruye el mayor valor. Digamos que en el primer día del fondo B, el equipo gestor elige bajo su criterio de valor 50 empresas sub valuadas en las cuales invertir. En 6 meses, 20 de esas 50 empresas suben en promedio 35% y se espera suban 5% más al final del año. Debido al buen rendimiento y buen marketing del fondo, un nuevo inversionista invierte gran parte de su capital en este fondo. La estrategia que buscaba invertir en empresas internacionales de gran capitalización a precios deprimidos, está comprando ahora las mismas posiciones que han subido un 35% en los 6 meses anteriores. ¿Se ha realizado la misma inversión en ambos casos?, ¿Todos los inversionistas están corriendo el mismo riesgo?

Un trato personalizado habría adquirido únicamente las empresas que seguían sub valuadas, ya que las otras podrían ya no entrar en los criterios iniciales de la estrategia. Lo que sucede realmente es que el inversionista individual no tiene el conocimiento para analizar estos fondos y confían su capital a profesionales de las inversiones, los gestores. Existe una gran falta de alineación de intereses, puesto que la mayoría de estos profesionales se preocupan mayormente por ellos y su track record, dejando totalmente expuestos a nuevos inversionistas que se van sumando en el camino. Esta exposición es lo que lleva a los inversionistas a realizar pérdidas de corto plazo cuando se suben casi en la cima de la montaña rusa que también conocemos como mercado de valores.

Otro problema común es cuando los fondos crecen de manera exponencial, por ejemplo, cuando se pasa de manejar mil millones a más de 30,000 millones, la estrategia cada vez se parecerá más al mercado en general debido a la gran cantidad de valores que se tienen en el mismo fondo, destruyendo valor si se paga por un manejo activo porque probablemente no alcance a su benchmark.

Un instrumento de inversión innovador puede cambiar la manera en cómo se manejan las inversiones, pero debemos de considerar si ya es tiempo de mejorar y adaptarse a las necesidades reales de los inversionistas. La diversificación es muy importante en un portafolio, pero desde la perspectiva de un inversionista individual o institucional, un fondo mutuo no es más que una pieza más del rompecabezas. Es por eso que para estrategias pasivas los ETFs son superiores en cuestión de costos y eficiencia, y en estrategias activas las cuentas discrecionales deberían de ser administradas de maneras más personalizadas, siendo el gestor más selectivo al momento de ejecutar las estrategias, tomando en cuenta las valuaciones y no irse por la vía más sencilla que son los vehículos colectivos estandarizados.

Para dudas o comentarios contáctanos a:

Correo contacto@evidika.com

Telefono +(52) 33 8000 0070

LAF. Raúl Ramírez Valenzuela Hadad

Asesor financiero Evidika

Referencias:

1 https://www.investopedia.com/ask/answers/09/what-was-first-mutual-fund.asp

2 Graham, B., & Zweig, J. (2005). The intelligent investor: A book of practical counsel. New York: Collins Business Essentials.

Para aprender más de este y otros servicios, visita nuestra página.